¿Cómo ha ido la semana?

  • Tómate un momento para pensarlo.
  • Ahora tómate un momento para sentirlo.
  • Y, por último, trata de recordar si actuaste teniendo en cuenta lo que sentiste y pensaste en cada momento.
Este es un buen ejercicio para ser conscientes de: si lo que hacemos, sentimos y pensamos está alineado, en armonía.
autosanacion reiki

Yo trato de hacer esta reflexión interior cada día. Me conecto con el alma y repaso cada instante que tuvo relevancia, como viéndome desde fuera; observando con actitud neutra cómo actué y desde dónde lo hice:

¿Desde la personalidad (de forma reactiva y automática) o desde el Alma (con consciencia)?

Si te parece demasiado hacerlo cada día, o de la semana completa, puedes hacerlo de un día en concreto. Es mejor empezar con algo pequeño que no empezar.

Te pongo un ejemplo, que seguramente tú también habrás vivido.

Estás trabajando, llega tu jefe/a y pone en tela de juicio tu trabajo. Te sientes mal, han infravalorado tu trabajo y te ofende que no crean que estás haciendo todo lo que puedes. Piensas “este tío no sabe lo que valgo, menudo imbécil” o algo similar, pero lo que haces es asentir, callar y dejarlo correr porque ese trabajo te da de comer a ti y es posible que también a alguien más.

Sé lo que estarás pensando ahora.

No digo que cojas, te levantes, le expliques cuatro cosas a tu jefe y te largues.

La estabilidad y la seguridad económica son importantes para poder desarrollarnos como personas al tener cubiertas nuestras necesidades básicas.

Lo que digo es que cuando no actuamos como pensamos y sentimos nos terminamos desequilibrando.

Que nuestros pensamientos y sentimientos no estén alineados con lo que hacemos a la larga puede suponer que nuestra salud tanto física como mental se resientan y corramos el peligro de sufrir algún tipo de enfermedad o dolencia.

Deja respirar lo que eres, no te reprimas, encuentra tu manera de ser.

Puedes tomar muchos caminos sin tener que renunciar de inmediato a la vida que llevas.

Por eso esta semana quería recordarte una famosa frase de Gandhi.

“Tú debes ser el cambio que quieres ver en el mundo.”

No siempre podremos cambiar nuestro alrededor, pero sí podemos empezar por nosotros mismos.

Nútrete.

Empieza a ocupar tu mente y tu corazón de aquello que está alineado contigo.

Te invito a que construyas para ti. A que cada día pongas un ladrillo nuevo para construir el mundo que deseas. Hazlo dentro de ti.

Si solo tienes 30 minutos antes de ir a dormir o al despertar está bien, es un buen comienzo.

O si son solo cinco minutos, está bien.

Lo importante es que te prestes atención.

Escúchate. ¿Qué piensas? ¿Qué sientes? ¿Qué has hecho? ¿Cómo te hubiera gustado hacerlo? Repite el día o ese momento mentalmente como te hubiera gustado que fuera, como lo hubieras hecho para que hubiera sido una experiencia positiva en tu vida.

Si te cuesta conectar con lo que sientes, te interesarán las formaciones impartidas por mi compañero David Arques, psicólogo y terapeuta experto en técnicas Gestalt, él ha preparado una serie de talleres de gestión emocional con los que lograrás dar salida a tus emociones y ser más consciente de ellas.

Te dejo el link por si te interesa: 
Cursos de Sanación Energética.

Empieza a ser una costumbre así que hoy te dejo otra pregunta para terminar.

¿En qué mundo te gustaría vivir? Ponlo por escrito. Como una especie de manifiesto, puedes compartirlo en RRSS con el hashtag #unmundoconcienciaconciencia

Te deseo un feliz fin de semana.

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN. 

SIN FILTROS, HONESTO Y TRANSPARENTE.

Te enviamos gratis un regalo de bienvenida. Compartimos sobre desarrollo personal, espiritualidad y sanación energética

¿Quieres compartir este artículo con algún amigo?

Lee otros artículos relacionados:

Leer más
Leer más
Leer más
Leer más
Leer más
Leer más
Leer más
Leer más
Leer más
Leer más
>