Hola, ¿cómo te va? 

Esta semana te quiero compartir un artículo de nuestro amigo Mitch que me ha parecido super interesante.

Espero que lo disfrutes.


EL CUERPO: UN DISPOSITIVO RECEPTOR DE ONDA 

Convertir en un desafío al conocimiento lo obvio, es el mayor retraso que ha conseguido el materialismo, basado en creer solamente en lo que se puede ver, medir, pesar, extraer, utilizar, convertir y explotar. Es como si de pronto, abriéramos un debate mundial, acerca de si necesitamos aire para respirar, cuando de hecho lo necesitamos, y por ello respiramos.

Llegas a un hotel y en el encarte de la tarjeta, te dan la contraseña del Wi-Fi. Todo normal. En tu casa también lo tienes puesto, nada más te instalan Internet, lo primero que haces es meter la contraseña del Wi-Fi en todos tus dispositivos, para que nada más entrar en casa, puedas estar conectado desde tu móvil, tu laptop o tu Smart TV. Nada nuevo bajo el sol.

efectos de las hondas radio y wifi en el cuerpo humano

CREES EN EL WI-FI AUNQUE NO LO VEAS 


Y no nos hacemos preguntas. Simplemente vemos que funciona. No vemos ni los datos, ni las imágenes, ni las canciones, ni los vídeos, ni las series, fluir en las ondas a través del aire ¿a que no? No vemos toda esa información que consumimos a diario y a todas horas, al entrar en nuestros dispositivos, hasta que le damos al botón y se empiezan a reproducir.

Todo ese campo de ondas que transportan la información, la imagen y el sonido, los drivers y la programación, es real aunque no lo veamos: estoy seguro que en esto estamos todos de acuerdo. Porque como funciona, no lo ponemos en entredicho. Simplemente consumimos datos: nos limitamos a pedir la contraseña del Wi-Fi y lo utilizamos.

Imagínate que no tienes Wi-Fi, o no tienes acceso a red o cobertura suficiente: puedes tener un dispositivo móvil enchufado lleno de aplicaciones, que sin acceso a una red, lo que te queda básicamente, es una especie de mini disco duro con datos encerrados, una cámara de fotos, la capacidad para mandar SMS y hacer llamadas telefónicas tradicionales. Punto.

fuentes de energía del cuerpo humano

EL AVATAR DEL CUERPO HUMANO ES NUESTRO DISPOSITIVO

Sin ese Wi-Fi o sin esa conexión de red, lo que tienes es un cacharro limitado. Una especie de circuito cerrado a través del cual, no puedes recibir ni enviar información. Todo lo que recibes y todo lo que emites a través de tu dispositivo, va y viene a través de un campo de ondas invisibles o imperceptible. Un móvil sin Wi-Fi o sin datos no es nada. 

Nuestro cuerpo funciona igual que un dispositivo móvil. Cambian los materiales, pero también tenemos disco duro, memoria y también necesitamos una fuente de alimentación, cámara y micrófono. También codificamos una contraseña para que esa onda que nos hace ser quiénes somos, nos identifique y actúe a través de nuestro cuerpo como vehículo.

Igual que cambias el cacharro cuando pasa un tiempo, cuando termina su vida útil, cuando se estropea, o cuándo sale al mercado uno mejor que te entra por la vista… cambias el dispositivo, pero todos tus datos se mantienen. Esto mismo pasa con tu alma y sus ciclos de reencarnación, pero si lo sueltas tal cual… En cambio, todo el mundo cree en el Wi-Fi.

la energía del alma



EL ALMA ES LA ONDA WI-FI QUE NOS HACE SER QUIÉNES SOMOS

Estamos aquí pero no somos de aquí. De hecho, decir que estamos AQUÍ es muy osado a mi parecer. Cuando lo apropiado sería decir, que emitimos nuestra onda desde alguna parte, que ahora no sabemos ubicar en este plano de consciencia, y que nuestro cuerpo la identifica, ya que es el avatar seleccionado, que a modo de dispositivo, hace de receptor de onda, para conducir este vehículo llamado cuerpo en esta 3D de alta densidad.

Nuestro alma es nuestro Wi-Fi. Y la pregunta del millón es ¿desde dónde emite? A mí desde luego es la parte que más me interesa. Eso es lo que muchos queríamos saber,  para tener ya destripada la naturaleza de esta realidad dentro de este universo holográfico. Pero al igual que el Wi-Fi como funciona... se tiende a que se nos olvide hacernos estas preguntas.

Porque si supiéramos desde dónde emite esa onda, tendríamos mucho ganado acerca de saber nuestro verdadero origen, quiénes somos en realidad y cuál es nuestra verdadera naturaleza, más allá de este cuerpo denso, pesado y glorioso solo en ocasiones, que nos da tantas satisfacciones y quebraderos de cabeza, como vehículo dentro de esta realidad. 

fuentes de energía del cuerpo humano

LAS INTERFERENCIAS DEL PENSAMIENTO DIRIGIDO

Esta onda que nos da consciencia e información y que conecta con nuestro avatar posiblemente a través del ADN como antena receptora (la contraseña del Wi-Fi), como cualquier otro campo, puede sufrir distorsiones e interferencias. Nuestro avatar como dispositivo, es sensible dentro de un rango de frecuencias, sobre el que se puede afectar.

Quién conoce la banda de frecuencia en la que percibimos, en la que somos capaces de recibir determinadas longitudes de onda, en la que se transmite información, puede lanzar la información que le interese que recibamos y no solo eso, sino algo más peligroso: que la asumamos e interpretemos como propia ¿por qué se te cruzan determinadas ideas?

¿Estás seguro de que esas ideas son tuyas realmente? Tan súbitas, tan repentinas y tan abruptas, como si alguien te las hubiera metido ahí con una cuña. Unas imágenes que parece que te hayan podido implantar como un flashazo. Sé cómo suena, pero esto no es ciencia ficción, se trata de operaciones militares de control de la población.

como funciona la energía en el cuerpo humano

LA CONDUCTIVIDAD DEL AIRE Y DE NUESTRO PROPIO CUERPO

A través de ondas de baja frecuencia, pueden regular o alterar nuestro comportamiento y nuestras reacciones. De ahí el interés en aumentar la conductividad no solo en nuestra atmósfera cercana, a través de los chemtrails en todos sus niveles, aumentando su capacidad de transmisión, sino también la conductividad de nuestro propio cuerpo.

Porque nuestro cuerpo como dispositivo, también es más sensible a estas ondas de baja frecuencia, cuanto más contenido en metales e iones llevamos dentro. A través del agua, la alimentación, la respiración, la contaminación ambiental, etc. Cuántos más metales  hayamos incorporado en el cuerpo, seremos más propensos a ser canales conductores.

Si somos canales conductores, en parte podremos ser mucho más vulnerables a la información transmitida en baja frecuencia, que vaya directa a nuestro campo cerebral para afectar nuestras ideas y comportamiento. Si nuestra tarjeta SIM es la glándula pineal, van a intentar atrofiarla, de forma que solamente recibamos la información que a ellos les interesa.

Somos antihéroes en un mundo que ha dejado de creer en los hombres buenos.


PD: Si quieres ver más artículos de Mitch visita su web: www.desesperadostv.com


¡Si quieres recibir más mensajes como este en tu email, suscríbete!

¿Quieres compartir este artículo con algún amigo?

Lee otros artículos relacionados:

Aprende Ahora con nuestros Cursos Online y presenciales

¿ Te gustaría Sanar algún Aspecto de tu Vida?

>
X