Beneficios y pasos de la meditación

Las etapas de la meditación

¿Comprendes el verdadero significado de meditación y todos sus beneficios?

¿Sabías que meditando se abre un canal energético que alinea el cerebro, la mente y el Alma?

¿Conoces la importancia de la atención y concentración para controlar tus pensamientos y emociones?

En el vídeo de hoy aprenderás:

  • Qué es la meditación y cómo meditar correctamente
  • Cuáles son las etapas y técnicas de la meditación
  • Los beneficios de la meditación
  • Cómo la meditación desarrolla tu intuición
  • La liberación de las limitaciones del yo personal al conectar con tu Alma a través de la meditación


¿Qué es la meditación y el mindfulness?

La meditación en Oriente tiene un significado y unas connotaciones mucho más profundas que en Occidente. Podemos decir que la meditación es la herramienta que nos permite controlar la mente y a través de ese control podemos hacernos conscientes del mundo. Entonces seremos conscientes del ambiente externo y también de nuestro mundo interior: el mundo de las emociones, los pensamientos y la conciencia. Poco a poco seremos capaces de ir profundizando en el mundo interior del Alma y el Espíritu. 

La meditación es la herramienta más poderosa que tenemos para desarrollar nuestro potencial como seres humanos y permitir que nuestro SER INTERNO tome el control de la personalidad y pueda actuar libremente. La meditación consta de muchas etapas, desde las más básicas comprendidas en etapas de iniciación de meditación para principiantes hasta etapas muy avanzadas en el desarrollo de la consciencia y del potencial humano. Todo esto se fundamenta en desarrollar la capacidad de estar atentos, de hecho podríamos denominar a la meditación así.

En Occidente hemos adoptado mucho de la meditación budista y la hemos llamado Mindfulness, que significa mente o atención plena. Al empezar a meditar nos damos cuenta de que estar atentos es algo que produce muchas resistencias. Al trabajar la atención tomaremos conciencia de que controlar la mente es un proceso arduo.

¿Cómo meditar paso a paso?

La meditación tiene 5 etapas:

1. La concentración → Entendemos la concentración como la capacidad de estar atentos en un único elemento. Cuando alguien empieza a meditar es recomendable que simplemente enfoque su atención a su cuerpo físico. El cuerpo físico nos permite percibir nuestro mundo emocional. Cuando percibimos con conciencia nuestras emociones y sensaciones nos daremos cuenta de que se ubican en diferentes partes del cuerpo y están asociadas a diferentes pensamientos. Por lo tanto, desde nuestro cuerpo físico vamos a poder ampliar nuestra percepción y nuestra conciencia gradualmente va a irse conectando en mayor grado con nuestro interior. Cuando trabajamos con la concentración empezamos a entrenar la mente procurando que se enfoque a algo concreto:                  

  • Objetos externos: Es todo lo que nos rodea, aunque solo percibimos una parte. Hay infinidad de información que pasamos por alto porque no estamos atentos. La meditación nos va a permitir comprender mejor el medio ambiente y tener respuestas más funcionales y creativas. Cuando empezamos a observar atentamente los objetos externos empezaremos a percibir cualidades y conceptos mentales relacionados con los objetos externos.
  • Objetos internos: Podemos desarrollar la capacidad de meditar o de percibir objetos internos, aquellos de nuestro mundo interior desde un punto de vista físico.  El cuerpo energético más denso es el cuerpo etérico. Está hecho de una substancia energética que también es considerada como física-sutil. Dentro de esta estructura etérica tenemos chakras y órganos. Cuando empezamos a meditar vamos a poder ser conscientes de esos objetos internos: del flujo de nuestra energía, los chakras, los bloqueos energéticos que hay en nuestro cuerpo u otros niveles, etc.
  • Cualidades: Al meditar podemos percibir con mucha más claridad y profundidad las emociones. Meditando se desarrolla la capacidad de percibir una emoción sin identificarnos plenamente con ella. Cuando meditamos en las cualidades podremos observar la emoción desde nuestra mente sin identificarnos con la emoción. Esto nos permite comprender la emoción profundamente, entender los pensamientos relacionados con esa reacción emocional, transformar emociones por otras y adquirir mayor control desarrollando la capacidad de transmutar las creencias que causan lo que sentimos.
  • Conceptos mentales: Aunque suene fuerte, un gran número de personas no tienen la capacidad de pensar muy desarrollada. Muchos de los pensamientos que tenemos no son más que emociones o reacciones instintivas que registra la mente. A medida que vamos desarrollando la capacidad de concentración y de atención, tendremos la capacidad de disociar el pensamiento de la emoción y podremos empezar a reflexionar sobre conceptos mentales. Como consecuencia seremos capaces de crear nuevos conceptos mentales o obtener nuevas conclusiones de esos pensamiento. Para muchas personas el proceso de analizar conceptos mentales está muy poco desarrollado. Ello implica que sus pensamientos, creencias e ideologías tienen que ver con lo que otras personas han dicho o piensan, con programaciones emocionales adquiridas o tradiciones culturales arraigadas. Toda esta acumulación de información que produce reacciones emocionales, se llama "pensamiento". Cuando en realidad no implica pensamiento, y en muchos casos hay una capacidad de análisis y reflexión muy pequeña. La meditación nos permite desarrollar nuestra mente, la capacidad de pensar y aprender a controlar nuestros instintos, emociones, pensamientos, y en definitiva, nuestra vida y acciones.

2. La meditación o concentración sostenida → A medida que vamos trabajando con la concentración, gradualmente nos irá costando cada vez menos esfuerzo y esa concentración se irá convirtiendo en algo sostenido y espontáneo. Cuando la concentración sostenida es una realidad interna, sin necesidad de ejercer una gran voluntad es cuando técnicamente empieza la meditación. En este contexto podemos definir la meditación como un equilibrio entre concentración sostenida y observación. Al estar concentrados de forma sostenida significa que nuestra conciencia está observando algo sin generar emociones ni pensamientos asociados a ese algo. Entonces se produce el estado meditativo, se puede lograr de muchas formas, lo importante es que todas ellas inciden en esta capacidad de concentración sostenida y la percepción de esta parte en nosotros que observa en silencio. Si meditamos regularmente este estado va a empezar a formar parte de nuestra conciencia. La mente se va a transformar en una mente meditativa y esto nos conducirá a la siguiente etapa.

3. La contemplación → Cuando se empieza a desarrollar la capacidad de percibir los elementos externos o internos sin que la mente esté proyectando otro tipo de pensamiento estamos en la etapa de la contemplación. Así pues la contemplación es un sinónimo de percepción directa y precisa de la realidad sin que la mente genere pensamientos compulsivos. Esto conlleva a que cuando estamos en el estado de contemplación nos empezamos a liberar de las formas mentales, emocionales, programaciones, patrones sociales, etc... La mente ya no está asociada a formas, conceptos y cualidades, si no que es capaz de percibir por sí misma la realidad tal cual es.

En esta fase se va produciendo una liberación de las limitaciones del yo personal. Esto implica que somos capaces de percibir con una conciencia superior a la que se percibe en un estado de conciencia sin capacidad de atención, no concentrado o no meditativo. Esa conciencia que va surgiendo es la del Alma. En Oriente se le ha llamado a ese estado interno Samadhi: es un estado de absoluta paz, quietud y silencio en el que simplemente estamos en ese estado contemplativo y cualquier objeto externo o interno en el que decidamos meditar lo vamos a poder contemplar. Es un estado de gran bienestar y potencial creativo. La contemplación es un paso más avanzado que la mera observación. Tiene mucho que ver con la conciencia del Alma o del yo superior, es percibir esa parte nuestra que siempre está en estado contemplativo y percibe sin condicionamientos. ¡Haz click para conocer todos los planos de existencia y conciencia!

¡Tomemos conciencia de lo poderosa que es la meditación! Nos permite que la conciencia del yo personal se polarice o se conecte con la conciencia del yo superior. Así el Alma puede empezar a contemplar y dirigir los acontecimientos que ocurren en el mundo del yo personal. A medida que estos estados contemplativos van expandiéndose en el tiempo y se convierten en una experiencia de conciencia recurrente, se empieza a producir el llamado proceso de iluminación.

4. La iluminación → Se trata de un proceso gradual que va teniendo ciertos momentos de expansión de conciencia, que pueden ocurrir en meditaciones profundas o a través de experiencias en la vida diaria. Al haber creado un vínculo entre el yo superior y el yo personal permitimos que la energía del yo superior descienda a través de este canal abierto de energía abierto a través de la contemplación y la plena atención en la vida diaria.

Las energías del Alma descienden a la mente provocando un aumento de la vibración de la estructura atómica que conforma el cuerpo mental. Este aumento de vibración produce la iluminación de la mente. Por consiguiente, nuestros condicionamientos emocionales del pasado se empiezan a disolver y a purificar debido a las energías del Alma. El cuerpo emocional se equilibra de forma similar a la conciencia que experimentamos en el estado de Samadhi. Se produce una purificación emocional. ¡Haz click si quieres saber cómo purificar tu cuerpo emocional!

La consciencia del Alma va a empezar a sanar el cuerpo mental, el mundo inferior emocional y finalmente esa energía del Alma llega a los niveles etéricos y físicos. Allí también se produce sanación, regulariza el sistema nervioso y produce una activación del cerebro y el sistema glandular. Con la activación del cerebro se posibilita alinear el cerebro, la mente y el Alma. Los  hace conscientes de lo que ocurre en el mundo espiritual mientras vivimos en el mundo personal o terrenal. Las células del cerebro se empiezan a activar (o iluminar), los hemisferios se regulan, ciertas zonas del cerebro empiezan a funcionar, la glándula pineal se empieza a desarrollar... En definitiva, se produce toda una alquimia que prepara el cuerpo para recibir la elevada vibración de los niveles del Alma y espirituales. 

5. La inspiración → Gracias al proceso anterior podemos ser conscientes del Alma. Gradualmente el yo superior va controlando al yo inferior para poder actuar en los niveles más densos y cumplir con el propósito divino o propósito el Alma. ¡Descubre cómo vivir alinead@ con  el propósito de tu vida!

Esto va a permitir que la mente se convierta en un instrumento bajo el control del Alma que está inspirado porque está percibiendo el propósito divino en cada uno de nosotros. Además la mente desarrolla la capacidad de crear pensamientos y formular planes para manifestar el propósito divino, captar ideas abstractas e ideales prácticos que llevan a nuevas formas de vida más elevadas, a transformar toda esa información de los niveles superiores en acciones prácticas... A esto se le ha llamado "crear el Cielo en la Tierra".  También se desarrolla la capacidad de visión interna y gradualmente los poderes psíquicos del Alma como: la clarividencia, intuición, clariaudiencia, videncia, psicometría, sanación espiritual... y muchos otros poderes que se van a desarrollar y  será necesario aprender a controlarlos.

Los beneficios de la meditación

La práctica de la meditación contribuye a:

  • Reducir los niveles de ansiedad, depresión y estrés
  • Activar zonas del cerebro relacionadas con el altruismo y la compasión
  • Mejorar el estado de ánimo ocasionando el equilibrio emocional
  • Potenciar la memoria, la concentración y la capacidad de aprendizaje
  • Generar patrones de pensamiento positivo
  • Desarrollar la voluntad y la disciplina
  • Aumentar la inteligencia espacial, racional, emocional y transpersonal
  • Obtener claridad mental y habilidad en la acción
  • La curación de enfermedades y desequilibrios de todo tipo

Finalmente, es importante tener en consideración que al meditar avanzamos hacia el siguiente nivel conciencia: la intuición, que va más allá del intelecto. ¡Descubre más sobre la intuición!

Para finalizar, tal y como hemos comentado en el artículo y el vídeo: La meditación produce bienestar, paz interior y calma pero es importante saber que tiene un significado muy profundo y que está intrínsecamente relacionada con la evolución de la conciencia y con el desarrollo espiritual del ser humano.

Te dejo con el vídeo 😉

¿Qué es lo que más te ha impactado o resonado de este artículo?
¿Te gustaría que hablase en otro artículo de alguna parte en especial?

¡Deja tu comentario más abajo y te contestaré en cuanto te lea!

Lee otros artículos relacionados:

Aprende Ahora con nuestros Cursos Online y presenciales

¿ Te gustaría Sanar algún Aspecto de tu Vida?

>
X